lunes, 16 de octubre de 2017

Medios internacionales desacreditan elecciones en Venezuela

Medios internacionales desacreditan elecciones en Venezuela


Los medios privados venezolanos también han intentado difundir en las redes sociales supuestas irregularidades en los centros de votación. | Foto: AVN


Los observadores nacionales y acompañantes internacionales han felicitado la participación cívica y democrática del pueblo venezolano durante la jornada, pese a las publicaciones de medios extranjeros.

Diversos medios extranjeros han efectuado una campaña de descrédito en contra de la jornada electoral que vive Venezuela este domingo, pese a la masiva participación de los ciudadanos para elegir a los gobernantes de los 23 estados del país.
Los rotativos han cuestionado la labor realizada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) al indicar que han existido demoras y ataques a la prensa. Así lo reflejó el medio estadounidense de habla hispana, El Nuevo Herald, que tituló "Elecciones en Venezuela: Oposición denuncia retraso de una hora y militares impiden acceso a la prensa".

Foto: Kiosco 

En Colombia, El Tiempo ha indicado que el Poder Electoral se encuentra parcializado por el Gobierno venezolano y lo acusan de promover una campaña de desmovilización del voto opositor.
Por su parte, el diario español El País, elaboró un trabajo titulado "El régimen de Maduro y la oposición miden fuerzas en las elecciones a gobernadores", en el que reseñó que la votación posee "la connotación de una lucha épica" por presuntas dificultades que el ente electoral impuso a los opositores.
Asimismo, durante la jornada electoral, los medios privados venezolanos han intentado transmitir mensajes de supuestas irregularidades en los centros de votación que, históricamente, han tenido mayor participación de ciudadanos opositores al proyecto del Gobierno.

Foto: Kiosko

El Nacional sugirió un posible fraude en estos comicios al no utilizarse la tinta indeleble, así como por la elección directa del candidato en la pantalla de la máquina de votación y no por boleta electoral.
En los medios digitales como La Patilla, Efecto Cocuyo, Caraota Digital y El Estímulo han sostenido un supuesto ventajismo por parte de los efectivos del Plan República al "amparar" a los votantes afectos al Gobierno.
Sin embargo, los observadores nacionales y los acompañantes internacionales han felicitado la participación cívica y democrática del pueblo venezolano durante el proceso electoral, que ha transcurrido con normalidad, y ratificaron la imposibilidad de cometer fraude debido a que es un proceso totalmente automatizado.

TOMADO DE: https://www.telesurtv.net

viernes, 13 de octubre de 2017

Cuál es el plan de Lenín Moreno contra Rafael Correa

El presidente ecuatoriano nombró a María Alejandra Vicuña, una mujer de su confianza, como vicepresidenta interina para que realice una consulta pública que plantea restarle poder al líder del partido Alianza País, Rafael Correa.
La sustitución de Jorge Glas como vicepresidente para realizar la consulta
Al inicio del contrapunto con Rafael Correa, el presidente ecuatoriano quitó todas las atribuciones de la vicepresidencia a Jorge Glas, unos días antes de que la Corte Suprema del país prohibiese su salida del país por estar supuestamente involucrado en una causa de corrupción relacionada a Odebrecht, basada en pruebas recabadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.
María Alejandra Vicuña, actual ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda, asumeahora directamente las funciones de Glas, un día después de que la justicia ordenase su detención preventiva. Parte de las pruebas en contra del vicepresidente electo son mensajes de texto y audios donde ex altos personeros del gobierno, como el Contralor General de la República, supuestamente lo sindicarían de recibir sobornos de la constructora brasileña.
Ninguna de estas tienen el peso de contudencia para ubicar jurídicamente con un solo soborno más allá de declaraciones, trascendidos e inferencias. Tanto es así que el abogado ecuatoriano Ramiro García, contrario a Correa, afirma que si fuese así como dice la Fiscalía, el dictamen contra Glas debería ubicarlo como jefe de un esquema de sobornos, no como un cómplice. Según él, en la presentación de la Fiscalía todo "concepto jurídico ha sido forzado a límites de lo irracional".
Sin embargo, su detención lo inhabilita para asumir sus funciones. Y en caso de que ésta se prolongue por tres meses, la Asamblea Nacional debería nombrar un sustituto. En este contexto es que la mujer de confianza de Lenín Moreno asume las funciones de vicepresidencia con la única tarea de poner en marcha la consulta pública de siete preguntas convocada el mismo día de la detención de Glas.

Una consulta pública para desmembrar políticamente al correísmo

Las siete preguntas que Vicuña debe procedimentar mezclan elementos simbólicos de la agenda de la oposición ecuatoriana, como la eliminación de la elección indefinida, con propuestas de amplio consenso como la muerte civil de los políticos involucrados en actos de corrupción, la prohibición de la minería metálica (que dicho sea de paso afectaría a empresas chinas con concesiones mineras), la ampliación de la reserva Yasuní y la imprescriptibilidad de los crímenes contra niños.
Todas estas propuestas esconden el nervio central de la consulta referido a la disolución del Consejo de Participación Ciudadana, considerado uno de los cinco poderes públicos de Ecuador. De ser votado afirmativamente, la directiva completa de éste, nombrada durante la presidencia de Correa, sería sustituida por una transitoria designada por Moreno hasta que fuese electa una nueva mediante el voto popular. En ese lapso, el primer mandatario podría ordenar el cese de funciones de 21 altos cargos del Estado, como la Fiscalía y la Contraloría General de la República, a través de este consejo transitorio.
Esta figura transitoria le daría a Moreno un piso político e institucional propio que lo haría menos dependiente de la coalición oficialista de Alianza País en la Asamblea Nacional, hoy dividido por su enfrentamiento con Correa. Este organismo, además, tiene entre sus funciones la "lucha contra la corrupción" por lo que es clave para acelerar o no las investigaciones contra la gestión del ex presidente residenciado en Bélgica. Así en una sola jugada debilitaría considerablemente a Correa y sus aliados al desplazarlos de una institución clave para el funcionamiento del Estado ecuatoriano, poniéndolos en serio riesgo como estructura de poder.
En ese sentido, los políticos de oposición Guillermo Lasso y Jaime Nebot, entre otros, han apoyado la consulta pública por contener propuestas de sus plataformas electorales, según declararon. Entre éstas se encuentra la posible derogación de la denominada Ley de Plusvalía, que pechaba la especulación inmobiliaria y las grandes propiedades, lo que demuestra también el interés de Lenín Moreno de seducir a sectores de la oposición para apoyarse en ellos con el solo objetivo de aislar a Correa en el escenario político.
Paradójicamente, esta demolición controlada del correísmo en Ecuador se da unos meses antes de que Lenín Moreno reciba una misión especial del Fondo Monetario Internacional. Este tipo de visitas por lo general se dan antes de que este organismo multilateral otorgue créditos financieros, a cambio de que los países receptores sigan sus recomendaciones en materia económica, centradas la mayoría de las veces en medidas de ajuste contra el grueso de la población. Todo lo contrario a lo que Correa convirtió en su bandera política en los últimos años de gobierno.

TOMADO DE MISIO VERDAD

Voluntad Popular ruega a Luis Almagro apoyar las elecciones regionales

Maniobras tras bastidores y desesperadas de la tolda naranja. 

Voluntad Popular: el partido del cambio de régimen

Desde 2014, Voluntad Popular se ha caracterizado por dirigir y financiar revoluciones de color altamente violentas con miras a derrocar al Gobierno venezolano por vías extraconstitucionales.
Desde el Parlamento nacional, aún en condición de desacato ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), y en compañía del partido Primero Justicia, intentaron en tres oportunidades destituir ilegalmente al presidente Nicolás Maduro en 2016.
Entre los meses de abril y julio de 2017, la variante armada e irregular de la operación de cambio de régimen tuvo nuevamente a la tolda naranja como principal vocería política nacional e internacional.
Acciones de sabotaje contra la distribución de alimentos y medicinas, a las que se suman decenas de crímenes de odio y atentados contra instituciones hospitalarias, educativas y militares de la mano de grupos mercenarios, no sólo contaron con el respaldo logístico y financiero de Voluntad Popular, sino también con su blindaje político e institucional.
Como operadores de las sanciones de la Administración Trump contra Venezuela y del asedio diplomático encabezado por Luis Almagro desde la OEA en medio de las protestas violentas, el partido naranja amplió su apoyo en el sector más radical de la oposición venezolana, generando a su vez el rechazo de los sectores centristas y moderados representados por Acción Democrática (AD), Un Nuevo Tiempo (UNT), Avanzada Progresista (AP), entre otros.

La Asamblea Nacional Constituyente: el punto de quiebre

Por su manejo discursivo ante los medios a Voluntad Popular se le conoce como una organización que mantiene una postura radical de desconocimiento y deslegitimación contra las instituciones del Estado venezolano, a su vez que niega su acercamiento a todo proceso de diálogo y negociación vinculada con el Gobierno.
Con la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la operación de cambio de régimen en su variante armada fue frenada, y por ende vino un proceso de reflujo político que cambió el mapa interno de la oposición venezolana.
Sin fuerza real para cumplir con los compromisos adquiridos luego del fraudulento plebiscito del 16 de julio -cambiar el CNE era uno de los puntos de honor- y con las sanciones estadounidenses como único logro que exhibir, las elecciones regionales serían el puerto donde llegarían todas las variantes de la oposición venezolana.
La participación específicamente de Voluntad Popular en las primarias internas para elegir las candidaturas de las elecciones regionales generó un profundo rechazo entre sus seguidores. Luego de haber prometido que desconocerían al Estado venezolano y sus instituciones, toman la decisión de participar bajo la normativa de una autoridad electoral que califican estar dominada por "la dictadura" de Nicolás Maduro. Un viraje sumamente difícil de explicar a su fanaticada. 
Aunque Voluntad Popular no logró hacerse de las mayorías de las candidaturas, su eje principal de campaña -así como del resto de partidos opositores- consiste en impedir que el desánimo y frustración de sus seguidores se traduzca en una fuerte abstención que complique sus aspiraciones electorales.

Nueva traición a las filas opositoras

El pasado 9 de octubre en la ciudad de Praga se llevó a cabo un evento denominado Forum 200, donde participaron Luis Almagro, Jorge Quiroga, Felipe González, Tamara Sujú y dos ex dirigentes estudiantiles que se presentan como los líderes de "La Resistencia": nombre otorgado a los grupos de choque durante las violentas protestas opositoras.
Uno de ellos, Eduardo Bittar, expresó a través de su cuenta en Twitter que Lester Toledo, dirigente de Voluntad Popular y prófugo de la justicia venezolana, defendió las elecciones regionales en nombre de Leopoldo López durante su ponencia. De igual forma, Bittar explicó que Toledo fue el único panelista que pidió respaldo el venidero proceso electoral, dejando ver que Luis Almagro y el resto de los participantes apoya la ruta de mayores sanciones contra el Estado y la población venezolana.
Durante los últimos años Luis Almagro y los dirigentes de Voluntad Popular como Freddy Guevara, Lester Toledo y Luis Florido han actuado coordinadamente en función de las sanciones contra Venezuela.
En tal sentido, no es un dato menor que Luis Almagro promocione en su Twitter una foto con los ex dirigentes estudiantiles que denunciaron esta búsqueda desesperada de apoyo, antes que una con Lester Toledo. Con ese detalle Luis Almagro dice entre líneas que la foto tiene como precio deslegitimar el proceso electoral y al CNE, de acuerdo al enfoque de la Administración Trump para la cual trabaja.
Todo parece indicar que la crisis política y de liderazgo del antichavismo trascendió de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a los lobbys y contactos internacionales.
El "desespero" de Lester Toledo pidiendo respaldo para las elecciones regionales también sugiere que acorde a sus proyecciones es menester que el proceso no sea visto como una capitulación ante el Gobierno venezolano, ya que la deslegitimación premeditada de Almagro y otros lobbys articulados con EEUU colocarían en entredicho las gobernaciones que pudieran alcanzar.
Paradójicamente el partido que más ha criticado al CNE en los últimos años, fue a Praga a pedir respaldo a su favor debido a que participarán bajo su normativa. Y también paradójicamente Luis Almagro, quien en decenas de oportunidades recibió a los dirigentes de Voluntad Popular en su despacho en Washington, no le prestó ni la menor atención.


TOMADO DE MISION VERDAD